Democratizando el uso del Cuadro de Mando en la Correduría.

democratizandocmi_feat_bann

Conocer cuántas cotizaciones están pendientes de recepción de las compañías, cuál es la previsión de facturación de comisiones a dos meses vista, cómo están funcionando los objetivos de mi equipo o de mi empresa,  la siniestralidad de mi cartera por segmentos, la rentabilidad que me aportan los clientes en cada segmento o en cada ramo, evaluar el grado y efectividad de resolución de las compañías, la carga de trabajo de nuestros equipos… Sin duda son cuestiones que surgen periódicamente en las corredurías de seguros. Obtener la respuesta a estas preguntas puede ser tan sencillo cómo acceder a un sistema de autoservicio que muestre esta información o tan complejo cómo andar solicitando y recopilando esta información actualizada de forma periódica a los distintos responsables de área.

No es nuevo el concepto de Cuadro de Mando Integral aplicado a la gestión y dirección de la correduría de seguros. De una forma conceptual y clásica se  describe al Cuadro de Mando cómo una herramienta de Inteligencia de Negocio (BI – Business Intelligence) cuya principal función es la de ofrecer información “compactada” para que los directivos y responsables de la empresa puedan realizar el seguimiento del  negocio y tomar medidas correctoras.

La realidad es que una solución de Cuadro de Mando es algo más que una herramienta de uso exclusivo para los directivos y los responsables de la empresa. Se trata de una  herramienta que se debe convertir en herramienta de utilidad al alcance de todos los niveles de la empresa.

Los motivos por los cuales el Business Intelligence ha conseguido hacerse un hueco más allá de su enfoque original son varios, pero podríamos destacar los siguientes:

  • Seguridad y filtrado de información por perfil de usuario

Característica que permite mostrar partes de la información, cuadros e indicadores en función del tipo de usuario que accede. La información puede ser restringida a nivel de usuario o departamento. Por ejemplo: un técnico de siniestros puede tener un cuadro de mando a partir de la información departamental operativa con la información que le afecta a su rol personalmente. Sin embargo, cuando accede un directivo, podrá acceder a la misma información en una visión más global, así como acceder a otros indicadores de tipo estratégico y económico, que podrá analizar a nivel de técnico-empleado, departamento o empresa.

esquema-articulo-blog-democratizando-el-uso-del-cuadro-mando-1
Figura: Esquema que muestra el grado de restricción de información en función de la posición que ocupa el usuario dentro de la escala organizativa.
  • Capacidad de personalización

Característica que permite que los cuadros y los indicadores de negocio que se muestran sean diferentes en función del perfil de usuario que accede. Siguiendo el ejemplo anterior: el técnico de siniestros verá un cuadro simplificado con unos determinados indicadores mientras que el directivo puede acceder a un cuadro distinto con información más amplia o más analítica.

esquema-articulo-blog-democratizando-el-uso-del-cuadro-mando-2
Figura: Esquema que muestra cómo se aplican diferentes tipos, versiones  y cantidades de indicadores para el mismo tipo de información en función del tipo de perfil que accede.
  • Facilidad de uso

La facilidad de uso los cuadros de mando los hace extensible a cualquier tipo de usuario sin necesidad de tener conocimientos específicos u especializados.

  • Utilidad para el seguimiento personal y departamental

Un CMI democratizado permite que el usuario, de forma individual, pueda obtener indicadores acerca de su actividad y consecución de objetivos de forma autónoma, lo cual permite ofrecer una función de autosupervisión personal sin necesidad de la intervención de otros perfiles superiores y que ayuda al usuario a mantenerse dentro de los criterios productivos establecidos.

  • Mejora en la supervisión global de la empresa

Clásicamente la mayoría de alertas se emitían de arriba hacia abajo (de la dirección a los empleados) por un tema eminentemente relacionado con las restricciones al acceso a la información por parte de los perfiles más operativos. Actualmente, la participación en el acceso a la información por parte de todo tipo perfiles promueve positivamente que las alertas también se puedan producir de abajo hacia arriba y de forma horizontal, lo cual dota de mayor fiabilidad a la supervisión de las diferentes acciones y aspectos operativos.

En resumen, mediante la aplicación de filtrado y restricciones de seguridad, podemos disponibilizar las herramientas de cuadro de mando a la totalidad de empleados y proporcionarles un sistema de seguimiento individual y departamental para el control y alineación con su propio equipo de trabajo y con la empresa.

El Cuadro de Mando puede llegar a ser altamente flexible y escalable para proporcionar servicios a cualquier actor de la empresa convirtiéndose en una herramienta genérica de uso corporativo.


Acerca del autor de este post:

Tomás Molina, Product Manager de MPM Software

Tomás Molina 
Product Manager MPM Software

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s