Robots, una amenaza para los puestos de trabajo

Desde hace unos años, la robótica ha dejado de ser una historia de ciencia ficción que asociamos al futuro. En la actualidad, ya existe un número elevado de robots que realizan tareas humanas. Aunque no todos alcanzan la eficacia deseada, hay quienes ven a esta nueva figura como una amenaza para los puestos de trabajo. Pero, ¿sustituirán por completo al humano en el futuro?

Robots, una amenaza para los puestos de trabajo

Qué tareas realizan ya los robots

Hay quienes afirman que llegará un día en el que la robótica no haga más que aumentar las listas del paro. Sin embargo, existe también otra teoría que asegura que a diferencia de lo que se cree, el uso de robots creará nuevos puestos de trabajo. Tal y como sucedió antaño con la revolución industrial.

La finalidad del uso de robots no es reemplazar al ser humano para quitarle su puesto de trabajo. La idea es que aquellos se centren en tareas que puedan desempeñar con mayor eficacia que nosotros. De esta manera, la atención y el esfuerzo humanos podrán dirigirse a otras labores que requieran otro tipo de habilidades.

Aunque quizás no seamos conscientes de ello, ya existen robots en diversos sectores. Estos se encargan, principalmente, de aquellas tareas rutinarias o que transcurridas unas horas, resultan fatigosas para un humano.

Es el caso del dispensador de recetas en California; con más de 350.000 recetas sin error y mayor eficiencia en las incompatibilidades entre medicamentos; los cajeros automáticos de algunos supermercados; los robots soldados que desmantelan minas y abren el camino en batalla; software que analiza documentos a gran velocidad; puestos de información al cliente e incluso conductores. Este último punto está cada vez más cerca con los vehículos autónomos.

La tecnología aplicada a las corredurías de seguros

Si nos centramos en el sector de las aseguradoras, la presencia de los robots también forma parte ya del día a día. La clave está en que estos no siempre toman la apariencia de humano hecho de metal y plástico, sino que pueden consistir simplemente en software.

Así, los robots los encontramos ya en la mensajería automática, como los chatbots. Su finalidad es ofrecer respuestas rápidas que puedan dar una solución a incidencias de poca relevancia o a consultas de información. Al estar disponibles las 24 horas del día en las propias páginas web, el cliente puede ser atendido en cualquier momento.

Además de estos, los robots o el software han permitido la automatización de muchos procesos internos. Todas aquellas tareas monótonas o que se repiten en el tiempo pueden programarse y ser realizadas por una máquina. También, la obtención de informes o el análisis de información puede llevarse a cabo con esta tecnología.

Los ERP o los programas de CRM hacen uso de los avances tecnológicos para facilitar el desarrollo de tareas y el análisis de datos que puedan aportar con mayor rapidez y precisión, información relevante acerca de la clientela. Ello se traduce en estrategias con mayores probabilidades de éxito y una atención al cliente personalizada. Así, ambas partes de la relación salen beneficiadas.

Los límites de la robótica de cara al futuro

La llegada de las Insurtech pone de manifiesto que la desaparición de oficinas no supone el fin del trabajo humano. Al contrario, lo que sucede es una modificación de los hábitos sociales, y gracias a la tecnología, se logra aumentar el vínculo entre los profesionales y sus clientes.

Aunque prescindir de un humano permite acelerar los procesos y aumentar la disponibilidad en la atención al cliente sin tener que salir de casa, para muchas cuestiones los robots no están a la altura. La propia experiencia ha demostrado que para incidencias importantes o situaciones que se escapan del manual, un robot no tiene la capacidad, al menos de momento, de comprender nuestras necesidades. Algo que deriva en frustración e insatisfacción.

Según los estudios del Foro Económico Mundial, en los próximos tres años podrían desaparecer alrededor de 75 millones de empleos relacionados con la contabilidad, el secretariado, la gestión de clientes, el ensamblaje o los servicios postales. Al mismo tiempo, se crearían más de 130 millones de empleos en el campo de la IA, el tratamiento de datos, el marketing o la informática, así como en el desarrollo de nuevas tecnologías.

El mismo estudio confirma con seguridad que la digitalización no reemplazará a los humanos. En su lugar, mejorará la eficiencia al agilizar la resolución de incidencias y aportar mayor agilidad. El Internet de las cosas, el Big Data, la realidad virtual o la autoconducción son hoy por hoy algunos de los campos en que veremos en mayor medida el desarrollo de la tecnología y sus robots.

Una de las principales fortalezas del ser humano es su capacidad para adaptarse al entorno. Dado que por el momento solo es posible predecir cómo nos afectará la tecnología en el plano laboral, habrá que esperar unos años y aprender a evolucionar junto a ella. La pregunta de ¿ Son los Robots una amenaza para los puestos de trabajo? deberá esperar para ser respondida, ¿no es así?

¿ Qué te ha parecido esta Píldora de Conocimiento? ¿Podrías darnos tu valoración? Nos ayudará a mejorar